Te contamos como prevenir el acné
Verte bien

Te contamos como prevenir el acné

Seguramente alguna vez has tenido algún punto negro o molesto granito del que te costó trabajo deshacerte, pero a veces estas pequeñas imperfecciones se pueden convertir en un problema más grande y doloroso que debe ser tratado de manera muy específica. A continuación te contaremos sobre qué es el acné, cómo se puede tratar y controlar y qué medidas puedes tener para evitar que se complique.

¿Qué es el Acné?

El acné es una condición dermatológica que consiste en la obstrucción de los folículos pilosos por grasa y células muertas. Un folículo piloso es una muy pequeña cavidad de la piel, encontrada en la dermis (capa inferior a la epidermis, que es la capa superior de la piel) a través de la cual crece el pelo, y no solo el pelo grueso como pueden ser las cejas, sino todos los delgados vellos que recubren el cuerpo humano. Estos folículos pilosos trabajan de la mano de las glándulas sebáceas, por lo cual es posible que cuando hay una anomalía en su funcionamiento sean propensos a llenarse de grasa, inflamarse e infectarse.

A pesar de que, por lo general, el acné se suele presentar en la piel del rostro, también se puede encontrar en la espalda, pecho, hombros, brazos, piernas y glúteos.

Síntomas

Esta condición se puede presentar en diversos grados de gravedad. A veces, no todos los síntomas aparecen, pero puedes darte cuenta cuales son los signos:

  • Piel escamosa, roja, inflamada y seca
  • Puntos blancos llenos de grasa
  • Granos con inflamación alrededor
  • Pápulas. Pequeñas protuberancias rojas
  • Pústulas. Pequeñas protuberancias rojas con pus blanca o amarillenta
  •  Espinillas negras
  • Cicatrización irregular de la piel
  • Quistes

A pesar de que los síntomas del acné son muy fáciles de reconocer, realmente no hay una causa a la que se le pueda atribuir esta condición. Los cambios hormonales, la toma de algunos medicamentos, el clima, ciertos alimentos y el estrés pueden desencadenar o agravar esta condición, pero no se sabe a ciencia cierta cual es su raíz.

Así mismo, no hay edad, género o factor externo que cause esta condición por si solo, aunque se encuentra con mayor frecuencia en adolescentes y mujeres embarazadas. Sin embargo, no se puede decir si esta condición se encontrará en una persona, cuánto tiempo durará ni que tanto se pueda agravar; ya que puede variar desde ser solo un brote de corta duración y nunca volver, a ser una condición crónica que conlleve un tratamiento continuo.

Tipos de Acné

Existen varios tipos de acné, estos se pueden clasificar de acuerdo con los síntomas. Cada tipo de acné puede presentarse en distintos grados, aunque algunos son más propensos a complicarse que otros. A grandes rasgos, se dividen en las siguientes categorías:

  • Acné Vulgar. Suele presentar lesiones de todos los tipos y es el más común. No tiende a ser grave y es el que suelen presentar los adolescentes
  • Acné Superficial. Como su nombre lo indica, se mantiene en la parte más externa de la piel y no suele presentar lesiones graves. Casi siempre es de corta duración y no suele dejar cicatrices
  • Acné Profundo. No suele complicarse, pero su evolución suele ser lenta ya que las heridas de la piel son más profundas. Puede dejar cicatrices medianamente notorias
  • Acné Conglobata. Esta variedad es bastante grave ya que consiste en abscesos que se unen entre ellos y drenan a la superficie de la piel a través de dolorosas pústulas. Suele dejar cicatrices profundas e irregulares
  • Acné Fulminante. Este tipo de acné es el más grave y se presentan muy pocos casos. Es parecido al acné conglobata pero se acompaña de graves ulceraciones en la piel, fiebre y malestar general

Diagnóstico y Tratamiento

La dermatología es el área de la medicina que estudia y trata los problemas de la piel que es, por cierto, el órgano más grande del cuerpo humano. Si sospechas de tener acné, acude al dermatólogo para que este pueda evaluar, diagnosticar y tratar tu caso cuanto antes. Se ha encontrado que entre más pronto se comience el tratamiento para el acné, se torna más fácil de controlar, es menos probable que deje cicatrices y puede durar menos tiempo.

Los tratamientos para el acné pueden variar dependiendo de sus síntomas, extensión, localización, tipo de piel y otras consideraciones. Existen medicamentos tanto tópicos como orales y se puede ataca de manera integral para lograr los mejores resultados. También hay tratamientos hormonales que pueden ayudar y en casos muy graves, se pueden tomar medidas quirúrgicas.

La mayoría de los medicamentos de venta libre que se encuentran en el mercado son efectivos para casos leves de acné, sin embargo, siempre debes de consultar con tu médico antes de comenzar un tratamiento ya que al ser una condición en la cual influyen tantos y tan diversos factores, deberá de recomendarte el mejor producto para tu piel, si tienes piel mixta, seca, grasa o normal.

Prevención

Aunque el acné no es una condición que se pueda prevenir, a la par del tratamiento, se suelen seguir medidas de higiene de la piel específicas para ayudar a que no se infecten las heridas, a regenerar el tejido de manera más rápida y disminuir los síntomas molestos. Algunas de estas medidas suelen ser:

  • Lavar el rostro diariamente. Se suele recomendar lavar la cara dos veces al día con productos medicados o especializados para ayudar a evitar infecciones y como primer paso para controlar el sebo en el rostro
  • Utilizar una crema facial adecuada. Aunque puede parecerte contradictorio el uso de crema en el rostro cuando hay un problema de grasa, es vital mantener la piel bien humectada ya que los tratamientos anti-acné suelen ser desecantes. Además, una correcta humectación ayuda a restaurar y mantener la función de barrera de la piel adecuadamente
  • No exprimir granos ni tocar las lesiones. Tal vez sea tentador exprimir los granos o pústulas que aparecen con esta condición, pero es de las peores cosas que puedes hacer. Tocar constantemente estas lesiones puede causar que se agrave el acné, se infecte debido a bacterias que tienes en las manos y es más probable que la cicatrización sea visible
  • Ser paciente. Los tratamientos contra el acné suelen ser de larga duración y, por muy molesto que sea, recuerda que es una condición que no se puede prevenir y cuyo tiempo de desaparición puede variar
  • Utilizar protector solar. Esto es recomendable con o sin acné, ya que es de las mejores prácticas para la protección de la piel. Conoce la amplia variedad de protectores solares que existe y elije el que mejor se acople a tu piel y estilo de vida

Recuerda consultar primero a tu médico para encontrar la mejor opción para ti. En Farmacias Especializadas contamos con una amplia gama de dermacosméticos y productos dermatológicos de alta especialidad para ayudarte a cuidar tu piel. Consulta a tu médico y visita nuestra Farmacia en línea para descubrir estos y otros medicamentos que te pueden ayudar a verte y sentirte bien.

Deja un comentario