Alopecia
Prevención

Alopecia: causas, tipos y tratamientos para la caída del cabello

Diariamente una persona pierde en promedio 100 cabellos. En condiciones normales, estos son sustituidos por nuevos, lo cual permite mantener el mismo volumen a pesar de la pérdida diaria. Sin embargo, cuando esto no ocurre, comienzan a surgir los problemas.

La alopecia es la pérdida anormal del cabello, usualmente como resultado de un proceso patológico. Aunque la consecuencia final sea en apariencia la misma (la calvicie), existen muchos tipos de alopecias, por lo que es necesario conocer los antecedentes y síntomas de cada paciente para poder indicarle el tratamiento adecuado.

Tipos de alopecia

  • Alopecia de distribución androgénica

Este tipo de alopecia tiene origen genético y es el más común entre los hombres. La pérdida de cabello en este caso se debe a los andrógenos, los cuales reducen la fase de crecimiento de los folículos pilosos. Como resultado, los nuevos cabellos no alcanzan el tamaño o el grosor necesarios y terminan convirtiéndose en vellos.

  • Alopecia en mujeres

La calvicie de patrón femenino se caracteriza por una pérdida de densidad capilar en la parte superior y delantera del cuero cabelludo. Aunque los efectos suelen ser permanentes, es poco común que estos deriven en calvicie total. Las causas de la alopecia femenina son muchas: cambios hormonales (provocados por la menopausia, parto, uso de anticonceptivos), enfermedades de la tiroides, estrés, mala alimentación, consumo de tabaco, entre otros.

  • Alopecia tóxica

En este caso, la pérdida de cabello suele ser temporal, por lo que el cabello vuelve a crecer. La alopecia tóxica puede presentarse después de tener fiebre elevada o alguna enfermedad grave. Asimismo, ciertos medicamentos a dosis elevadas, así como algunos tratamientos contra el cáncer pueden provocar la caída del cabello.

  • Alopecia areata

Se ha asociado esta alopecia con problemas del sistema inmunológico, el cual por error ataca y destruye los folículos pilosos sanos. La alopecia areata comienza con pequeños parches redondos de pérdida de cabello en la cabeza, pero puede extenderse hasta las cejas, barba, brazos, piernas y vello púbico.

  • Alopecia cicatricial

La pérdida de cabello en este caso se debe a un proceso de cicatrización, lo que deriva en una calvicie permanente del área. Después de una quemadura, lesión grave o terapia con rayos X, los folículos capilares se pierden, generando a su vez la pérdida del cabello. El lupus eritematoso, la tuberculosis, la sarcoidosis, así como algunas infecciones pueden provocar cicatrización en la piel.

Esta alopecia, por lo general, tiene una causa psiquiátrica. La compulsión por arrancarse los cabellos requiere un abordaje médico multiprofesional, en el que intervengan psiquiatras, dermatólogos y psicólogos.

  • Alopecia por estrés

Aunque algunas personas consideran que el impacto del estrés en la caída del cabello ha sido sobreestimado, es necesario considerarla como una opción al momento de descartar causas. La exposición constante a situaciones que generan estrés conlleva un incremento de la producción de andrógenos, lo que puede provocar la caída prematura del cabello.

Tratamientos para la caída del cabello

Existen muchos tratamientos contra la calvicie. A continuación, se mencionan los más usados:

Este medicamento es un potente vasodilatador de acción selectiva sobre el territorio arterial. La solución tópica de minoxidil al 5% incrementa el flujo sanguíneo y estimula el crecimiento capilar en personas con alopecia androgénica.

Es un compuesto azasteroideo que funge como estimulante del crecimiento capilar. Se ha visto que la administración constante de finasterida durante tres meses produce cambios en el crecimiento capilar que duran hasta un año después de haber suspendido el tratamiento.

  • Corticoides tópicos

Este medicamento ha tenido mejores resultados en pacientes menores de 10 años. Se calcula que alrededor del 60% de los casos tratados con corticoides ha tenido éxito, principalmente en aquellos con alopecia areata localizada.

  • Biotina

La deficiencia de biotinidasa puede provocar alopecia en los niños. Si se detecta a tiempo este problema, puede solucionarse la pérdida de cabello tomando suplementos de biotina.

Se ha encontrado una relación entre el déficit de zinc y la alopecia difusa. Si una persona sigue una dieta vegetariana muy estricta o tiene problemas de absorción intestinal, puede experimentar pérdida de cabello. La suplementación de zinc puede revertir este proceso.

  • Injertos

Este procedimiento consiste en la extracción de unidades foliculares para después injertarlas en las áreas con alopecia. Para lograr un efecto notorio se requieren varias sesiones.

Muchos de estos tratamientos son de venta libre y pueden encontrarse en cualquier farmacia. Sin embargo, algunos de ellos tienen contraindicaciones y efectos secundarios. Es necesario que antes de comenzar a usar un medicamento (ya sea ingerido o tópico), se consulte a un especialista. Recuerda que para asegurar la eficacia de un tratamiento es necesario contar con el diagnóstico de un médico.

Deja un comentario