Artritis
Salud

Artritis y ejercicio: qué hacer para mejorar tu salud

  • En México 3 de cada 4 pacientes con artritis reumatoide son mujeres.
  • El diagnóstico y el tratamiento oportuno reducen la probabilidad de desarrollar algún tipo de daño estructural.
  • El ejercicio físico en pacientes con artritis reumatoide es necesario para retrasar el deterioro del tejido óseo y cartilaginoso.

El dolor en las articulaciones, característico de la artritis reumatoide, orilla en muchas ocasiones a las personas que sufren esta enfermedad a limitar el movimiento del área afectada. Sin embargo, la falta de movilidad, en lugar de contribuir al mejoramiento, solo acelera el deterioro de las articulaciones.

Para evitar el desarrollo de la enfermedad es necesario acompañar el tratamiento médico con un programa de ejercicios diseñado según las necesidades y capacidades de cada paciente.

¿Qué es la artritis?

Algunos de los síntomas de la artritis reumatoide, como el dolor y la inflamación de las articulaciones, pueden confundirse con otras afecciones, por lo que es imprescindible contar con el diagnóstico de un médico especialista para saber cómo tratar cada padecimiento.

En el caso de la artritis reumatoide hay que considerar que se trata de una enfermedad crónica y autoinmune, es decir, que el propio sistema inmunológico ataca los tejidos del cuerpo. La enfermedad comienza afectando la membrana sinovial de las articulaciones y, si no se atiende a tiempo, puede llegar a dañar el cartílago, los ligamentos y el hueso.

De acuerdo con recomendaciones del Instituto Mexicano del Seguro Social, el diagnóstico debe hacerse idealmente dentro de las primeras doce semanas de que inician los síntomas, ya que esto permite comenzar a tiempo un tratamiento para retrasar la progresión de la enfermedad y mejorar la calidad de vida del paciente.

¿Los pacientes con artritis reumatoide pueden hacer ejercicio?

No solo pueden, sino que es altamente recomendable que las personas con artritis reumatoide hagan algún tipo de actividad física. Durante mucho tiempo se consideró que el realizar ejercicio podría ocasionar lesiones en las articulaciones. Sin embargo, hoy en día se sabe que la actividad física regular es muy beneficiosa.

Aunado al tratamiento médico y a las terapias complementarias contra el dolor, un programa de ejercicios es esencial en la vida de las personas con artritis reumatoide.  La frecuencia y la constancia con la que se realicen estas actividades también influirán en el estado general del paciente.

¿Cuáles son los beneficios del ejercicio?

Algunos de los beneficios que obtienen los pacientes con artritis al realizar actividades físicas son: 

  • Reducción de artralgia (dolor articular sin evidencia de inflamación).
  • Aumento en la flexibilidad y la fuerza del cuerpo.
  • Ralentización del deterioro de las articulaciones.
  • Conservación de la flexibilidad y movilidad de las articulaciones.
  • Disminución de peso, lo que reduce el impacto en las articulaciones.
  • Aumento de la densidad ósea.
  • Mantenimiento de la postura y el balance general del cuerpo.
  • Desarrollo de capacidades para realizar actividades diarias.
  • Fortalecimiento del corazón y del sistema circulatorio.
  • Mejoramiento del estado de ánimo y de la salud en general.

¿Qué debe considerarse antes de comenzar a hacer ejercicio?

Decidir llevar un estilo de vida más saludable es el primer paso hacia una mejor calidad de vida. No obstante, antes de comenzar a hacer ejercicio es necesario tomar en cuenta algunos factores:

  • Edad: la edad del paciente es muy importante al momento de elegir un programa de ejercicios.
    • Desarrollo de la enfermedad: el nivel de gravedad de la artritis reumatoide también debe considerarse antes de iniciar una actividad física.
    • Comorbilidades: la obesidad, el tabaquismo, la hipertensión, entre otros padecimientos, influyen de igual manera en la elección de la rutina ideal para alguien con artritis reumatoide.
    • Ritmo de vida: por último, el nivel de actividad y el ritmo de vida también son factores esenciales para el diseño un programa de ejercicios.

La mejor manera de elegir la actividad ideal para un paciente con artritis es mediante el análisis de su estado de salud en general. Un médico especialista en reumatología puede ofrecer sugerencias sobre los mejores ejercicios con base en el diagnóstico y características de cada paciente. No es recomendable comenzar un programa de ejercicios sin la orientación y seguimiento de un médico.

Una vez elegida la actividad, estos consejos pueden ayudar a los pacientes con artritis a disfrutar de los beneficios del ejercicio sin poner en riesgo su salud:

  • El incremento en la frecuencia y la intensidad debe ser paulatino.
  • En caso de que los síntomas empeoren, hay que modificar la actividad.
  • En la medida de lo posible hay que mantenerse activo.
  • El ejercicio no debe implicar el esfuerzo de las articulaciones.
  • Las dudas deben consultarse directamente con un profesional de la salud.

¿Qué tipos de ejercicios puede hacer una persona con artritis reumatoide?

El objetivo de la rutina debe ser fortalecer los músculos, mantener la flexibilidad de las articulaciones y desarrollar resistencia. Dependiendo de la condición de salud de cada paciente, el programa de actividad física puede incluir algunos de los siguientes ejercicios:

Si bien la artritis reumatoide es una enfermedad crónica y degenerativa, esto no significa necesariamente que todos los pacientes vayan a sufrir los estragos de la misma manera. El diagnóstico oportuno y el ejercicio son los mejores aliados en el tratamiento de esta enfermedad. Acude a tu médico ante cualquier sospecha o señal de alerta.

¿Tienes artritis o alguna enfermedad crónica? Afíliate sin costo a alguno de nuestros programas de lealtad. A través de estas membresías puedes adquirir tus medicamentos cada mes y acumular compras para adquirir piezas de obsequio. Visita la sección de “Programas de apego” para conocer todas las opciones disponibles.

Deja un comentario